gruas electricas-2

Grúas eléctricas para lesiones neuromusculares

La grúa de bipedestación es una ayuda técnica esencial, que permite trasladar a una persona de un lugar a otro sin que el cuidador tenga que realizar grandes esfuerzos.

El elevador permite a los familiares, así como al personal de enfermería, levantar, trasladar o mover a la persona por medios eléctricos o mecánicos en las condiciones más cómodas posibles. La elevación debe ser agradable para la persona a la que se ayuda y sencilla para el cuidador. Este es el propósito de una grúa. ¿Cómo funciona? ¿A quién va dirigido? Te cuento todo lo que necesitas saber sobre este dispositivo médico.

¿Qué es una grúa para pacientes?

Se trata de un dispositivo médico diseñado para levantar a las personas discapacitadas o incapaces de moverse, de la forma más sencilla posible. La grúa eleva a la persona por completo, sin apoyo para las piernas, y el cuerpo se sostiene con varias correas o mediante un sistema de asiento o hamaca.

Grua bipedestación

Suele ser móvil, con ruedas, y se utiliza en hospitales y clínicas, pero también en casa cuando es necesario. Esto permitirá trasladar a una persona de la cama a la silla de ruedas, de la silla al inodoro o al asiento de la ducha.

La base es ancha y bastante pesada. Está equipado con un mástil y un brazo de elevación con un cilindro de pistón para elevar o bajar. Hay un elemento de apoyo (correa o asiento), y muy a menudo hay un módulo de pesaje para indicar el peso del paciente.

Los diferentes tipos de elevadores

Existen diferentes modelos de grúas. Algunas mecánicas y otras grúas eléctricas. En resumen podemos clasificarlos en grúa con ruedas, elevador fijo, o ascensor de techo.

Grúa de bipedestación con ruedas

Soportará a una persona colocada en un arnés o con correas, sujetándola con un brazo en voladizo. Son los modelos más utilizados en los hospitales y en el hogar, ya que son móviles y se pueden retirar fácilmente cuando ya no se necesitan. Por supuesto, es necesario tener una habitación lo suficientemente amplia y mal amueblada para poder mover este accesorio con facilidad.

Las grúas de bipedestación con ruedas suelen cumplir dos funciones, la de ayudar levantar al enfermo de la cama y la de mantenerlo de pie erguido.

Grúa fija

Funciona de la misma manera que el modelo con ruedas, con la diferencia de que se fija firmemente a la pared o al suelo. El brazo girará entonces para trasladar a la persona con movilidad reducida de un lugar a otro. Se utiliza el mismo sistema de correas y arneses, con un mayor nivel de seguridad, ya que no existe ningún riesgo de vuelco. Eso sí, su instalación requiere a veces mucho trabajo con un accesorio muy robusto y por eso se usa cada vez menos.

Elevador de techo

Elevador de techo

Se encuentra a menudo en los hospitales especializados en gerontología, pero rara vez será la primera opción para el uso doméstico. El elevador de techo está, como su nombre indica, fijado al techo sobre un raíl. Siempre es un modelo eléctrico y cuenta con correas y arneses para una cómoda transferencia del paciente. Por supuesto, el techo debe ser muy resistente para soportar la carga.

Aspectos que debes tener en cuenta antes de elegir una grúa eléctrica

La elección de la grúa más adecuada para tu situación requiere la consideración de varios aspectos:

  • Las limitaciones impuestas por la enfermedad
  • El entorno en el que se realizarán las transferencias desde la cama a la silla y viceversa
  • Las necesidades de los cuidadores que ayudarán en las transferencias

Mecanismo de elevación motorizado o no motorizado

¿Puede el paciente levantarse sin ayuda? Si es así, elige un dispositivo no motorizado. Si el paciente ya no puede levantarse pero todavía tiene tono muscular en las piernas, entonces debes elegir un dispositivo motorizado.

Aspectos médicos y corporales

Son varias las características que influyen en la elección de la correa (elemento de apoyo del cuerpo de la persona), en el posicionamiento de la persona durante la transferencia y en la elección del tipo de dispositivo.

Ten en cuenta la estatura y el peso de la persona (¿tiene sobrepeso?), la naturaleza de su déficit motor, las limitaciones articulares, el tono de las distintas partes del cuerpo y la presencia de artrodesis recientes (¿necesita apoyar la cabeza y la espalda?).

No olvidemos la existencia de dolor o la capacidad de la persona para participar en las transferencias (¿puede apoyarse en brazos o piernas?).

Según la situación, se puede preferir una correa que sostenga a la persona (espalda rígida con fijaciones en el caso de artrodesis o reposacabezas si hay que mantener el cuello inmóvil), una correa más o menos envolvente según el tono corporal o una correa adaptada para una transferencia tumbada o sentada.

Asimismo, un dispositivo de verticalización (o elevador) que endereza a la persona apoyándose en sus piernas puede ser adecuado para aquellos pacientes más activos.

¿Qué tipo de transferencias necesitas realizar?

¿Los desplazamientos a realizar se limitan a un espacio reducido (por ejemplo, en la misma habitación entre la cama y la silla de ruedas) o son más largos (de una habitación a otra)?

¿Necesitas utilizar la grúa en otra casa en días alternos o fuera de ella? ¿Necesitas una grúa que se pueda trasladar al coche?

Según la respuesta a estas preguntar, será preferible elegir una grúa de bipedestación sobre ruedas, sobre un pórtico, fijado a la pared, o un modelo sobre raíles equipado con una unidad de motor fija.

¿Qué espacio dispones en la habitación?

¿Las habitaciones por las que circulará el elevador son grandes o estrechas (dormitorio, baño, aseo…)? ¿Son los pasillos aptos para una grúa? ¿Son lo suficientemente anchas incluso para girar en las esquinas, teniendo en cuenta las dimensiones totales de la grúa, incluida la persona en el arnés y el cuidador que mueve la grúa? ¿Las puertas son anchas o estrechas?

Los elevadores móviles con ruedas ocupan más espacio en el suelo, aunque hoy en día existen modelos muy pequeños. Dependiendo del modelo, la distancia entre la base de las ruedas puede variar para que quepa debajo de la silla o a ambos lados. También es posible deslizar las ruedas al lado de la cama o de la bañera. Si el espacio es demasiado estrecho, sólo será adecuado un ascensor sobre raíles o un ascensor de pórtico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *