Comparte:

Después de casi 5 años trabajando en Francia, ha llegado el momento de probar suerte en “casa”.  Mi pareja y yo, abrimos la clínica de fisioterapia JL FISIOS en Armilla, Granada.

 Como exblogero y asiduo lector de la nueva fisioterapia 2.0 me entusiasma poder estrenar nuestra Web y más aún nuestro BLOG de JL FISIOS dónde intentaremos divulgar lo aprendido estos años  y además promocionar este proyecto que nace con mucho esfuerzo.
Nuestros puntos fuertes son sin duda la cantidad de pacientes y variedad de patalogías que hemos tratado a lo largo de nuestra estancia en la vecina Francia. En otras entradas hablaré más a fondo de cómo se trabaja allí. Y para adelantar algo del tema os cuento que la primera toma de contacto de la mayoría de fisioterapeutas españoles que emigramos a Francia en busca de trabajo, suele ser muy poco interesante a nivel laboral. Generalmente el sueldo es un factor importante que te ayuda a adaptarte. Mientras aprendes a hablar francés en un centro termal dando masajes ves las horas pasar muy lentamente. Entonces cuando menos te lo esperas, vienen unos señores vestidos de calle con una serie de pruebas, entre ellas casos clínicos, que tienes que superar para poder considerarte Kinésithérapeute de verdad (no vale sólo con homologar tu título) y ahí sí…En ese momento se te abren las puertas a una oferta laboral increíble, porque paradójicamente en Francia faltan fisioterapeutas a montones, y cuando digo a montones quiero decir que hay hospitales con servicios de reeducación cerrados, que hay centros sanitarios que pagan intermediarios para conseguir “fichar” un fisio español, portugués, belga, polonés… O que hay otros hospitales dónde optan por contratar a ergoterapeutas o animadores deportivos para hacer el trabajo de un fisio. ¡De locos!

Comparte: