Saltar al contenido
JL FISIOS

Qué son realmente los hipopresivos

Vemos como cantidad de famosas se han sumado a los ejercicios hipopresivos como una forma de recuperar la figura tras el parto, pero ese tipo de gimnasia es tan antigua como el Yoga. La gimnasia abdominal hipopresiva o también llamada método hipopresivo, ejercicios abdominales hipopresivos, es un método de entrenamiento con el que pretendemos tonificar el suelo pélvico y la pared abdominal, evitando los riesgos asociados de los abdominales convencionales (debilitamiento del periné, pérdida de orina, descenso de órganos).

Origen de los hipopresivos

Existe relación con alguna de las técnicas respiratorias del Yoga, que se remonta cientos de años atrás. Se trata del Uddiyana-Banda. Uddiyana significa subir, elevarse y Bandha quiere decir contracción. Este patrón respiratorio es muy similar al de las técnicas hipopresivas.

En los años 80 comienza una corriente de moda de los hipopresivos en un ámbito y con un objetivo completamente diferente, el culturismo. Grandes famosos como Arnold Shwazenegger o Frank Zane popularizan y acercan al gran público el vacuum abdominal durante las competiciones.

Abdominales hipopresivos y abdominales tradicionales

Los abdominales clásicos se describen como «hiperpresivos» porque aumentan la presión en el abdomen, en contraste con los abdominales «hipopresores» que no aumentan ni estiran el periné.

El Dr. Marcel Caufriez identifica los errores de los abdominales tradicionales, que en ciertos casos puede agravar problemas como la incontinencia urinaria o la disfunción sexual. De hecho, durante la práctica de los abdominales convencionales, aumenta la presión en el abdomen, lo que crea un empuje hacia adelante y hacia abajo. Esto provoca:

  • Un empuje de los órganos hacia abajo, con riesgo de descenso de los órganos, incontinencia y debilidad del periné.
  • Un aumento del riesgo de hernias abdominales e inguinales.

El objetivo de los abdominales hipopresivos es el mismo que el de los abdominales tradicionales, que es reducir el perímetro del abdomen, pero minimizando los riesgos anteriores.

En qué consisten los hipopresivos

  1. Adoptamos una posición de partida.
  2. Respiramos profundamente por la nariz, «extienda» las costillas y expiramos con fuerza a través de la boca.
  3. Se repite otra respiración profunda, y en la exhalación, los pulmones se vacían completamente hasta que no queda aire.
  4. En este momento, aguantando la respiración, se hace hipopresivo, es decir, se realiza una succión al nivel del ombligo: se «dibuja» el ombligo hacia el interior del vientre.
  5. Paralelamente, la posición se modifica ligeramente según ciertos criterios, para reforzar al hipopresivo. Por ejemplo, pones presión en tus brazos, en tu barbilla, y así sucesivamente.
  6. La idea es mantener la apnea entre 10 y 15 segundos, de acuerdo con las capacidades de cada uno, conservando bien la succión. Luego nos relajamos respirando profundamente, y respiramos normalmente varias veces antes de continuar.
  7. Cuando se domina la técnica, también nos encargamos de contraer el periné durante el hipopresivo.

Las posiciones son bastante precisas, por lo que es mejor comenzar con la guía y orientación de un fisioterapeuta o alguien formado en este modo de entrenamiento, para entender la técnica y asegurarse de hacer lo correcto.

Además de las ventajas sobre los abdominales tradicionales, se disfruta de la gimnasia hipopresiva por varias razones:

  • Es un deporte «suave»: no sales sudado y agotado. En general, acabas cansado y relajado, como después de una buena sesión de yoga.
  • Una vez que domines la técnica, estos son ejercicios que se pueden hacer fácilmente en casa y no requieren ningún equipo específico.

Importante: no se recomiendan las técnicas hipopresivas para mujeres embarazadas o que han dado a luz recientemente (se recomienda esperar al menos 6 semanas y contar con el consentimiento de su médico), al igual que en caso de hipertensión arterial, o de cirugía reciente en la zona del abdomen.