Saltar al contenido
JL FISIOS

Rehabilitación tras un accidente de tráfico

Rehabilitación accidente de tráfico

Libre elección del centro sanitario.
Con frecuencia, las opciones que la aseguradora ofrece a la víctima para la rehabilitación son reducidas, debemos saber que existe la posibilidad de elegir el centro de fisioterapia según cercanía, preferencias…

Pasos a seguir después de sufrir un accidente de tráfico

  1. Justo en el momento del accidente. Se debe rellenar un parte amistoso si es posible y no hay lesiones graves. Si hay desacuerdo, lo mejor es llamar a atestados, policia local y/o servicios sanitarios. NO DEBÉIS MOVER LOS VEHÍCULOS salvo que obstaculicen gravemente el tráfico. Intenta hablar con algún testigo de la escena y guardar su número. Si hay que mover los vehículos, es mejor que saquéis fotografías del impacto.
  2. Lesiones. Debéis acudir a un servicio de urgencias dentro de las primeras 72 horas desde que se ha ocasionado el siniestro. Podéis acudir al hospital público o privado que prefiráis. Sólo tenéis que llevar DNi, el parte amistoso y recibo/póliza de vuestra compañía aseguradora.
  3. Guardad todos los informes médicos que sirvan para demostrar las lesiones que os ha provocado el accidente. Poneos, siempre que se pueda, en manos de un abogado especialista en accidentes de tráfico, que gestione e interprete a vuestro favor el baremo que se ocupa de la indemnización tras un accidente.
  4. Rehabilitación. Debéis comenzar la rehabilitación antes de los 15 primeros días después del accidente. Es importante tener una prescripción de fisioterapia para que no pongan pegas (el médico de cabecera puede ayudarte con eso). Muchas veces las compañías aseguradoras invitan al lesionado a tratar sus lesiones o llevar su rehabilitación en un determinado centro médico y a cargo de un perito propio a fin de valorar las lesiones y las posibles secuelas de la forma más baja posible, lo que repercutirá en la cantidad final de la indemnización.

El art. 24.2 de la Constitución reconoce a todos los ciudadanos el derecho a utilizar todos los medios de prueba pertinentes para su defensa, y aquí cabe incluir los informes médicos de peritos independientes, dado que el centro médico designado por la compañía de seguros puede en un momento dado, no ser del todo imparcial. Éste derecho a la libre elección, inclusive ha sido reconocido en numerosa jurisprudencia tanto del Tribunal Supremo como de diferentes Audiencias Provinciales, que tienen igualmente en cuenta lo dispuesto en los artículos 38, 103 y 104 de la Ley del contrato de Seguro (LCS Ley 50/1980).

También el Reglamento del Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil en la circulación de vehículos a motor (Real Decreto 1507/ 2008), y la Ley 41/2002 de la autonomía del paciente, refieren que los costes derivados de la atención médica recibida en el centro que el paciente haya elegido correrán a cargo de su seguro de automóvil. Esto será así independientemente de si el paciente es tomador o no de una póliza sanitaria privada o si elige tras el accidente un centro público o privado. Si el accidentado es trasladado en ambulancia seguramente le dirijan a un hospital público, pero tras recibir atención de urgencia como consecuencia del accidente, y una vez se hayan diagnosticado las lesiones, el paciente tendrá derecho a recibir las posteriores consultas o rehabilitación para el tratamiento de sus lesiones en ese mismo centro o en otro que él elija.


Colegio de fisioterapeutas de Andalucía

Donde puedo realizar la rehabilitación tras un accidente

El primer derecho del paciente o lesionado, es el de decidir en qué centro sanitario tratarse. Se puede acudir o bien a un centro público o bien a uno privado, no siendo necesario que el centro sanitario esté adherido a un Convenio Marco determinado.

Aquí entenderás porqué del interés y la insistencia de las aseguradoras en remitirnos a determinados centros de salud y no a cualquiera de los que tenemos derecho.

Debemos distinguir entre los siguientes tipos de centros:

  • Centro concertado homologado por UNESPA. La víctima no tiene que realizar ningún pago. Este tipo de centros suelen ofertar la rehabilitación a coste 0. La parte negativa es que el precio por sesión que reciben es bastante bajo (y cada año más), por ello, el tratamiento que suelen recibir los lesionados no es el más eficaz.
  • Centro colaborador con la aseguradora. Son aquellos centros que tienen un convenio de colaboración con las compañías de seguros y pactan una serie de condiciones beneficiosas para éstas (por ejemplo, comprometerse a dar un menor número de sesiones de rehabilitación, lo que casi seguro supondrá una mala curación de las lesiones y una indemnización menor). Los tratamientos que realizan suelen ser con electroterapia y bastante masificados.
  • Centros de salud o clínicas de fisioterapia privadas. En estos casos, lo que ocurre habitualmente es que (salvo que el centro acuerde cobrar una vez finalizada la reclamación) la víctima del accidente debe adelantar los gastos de la rehabilitación y posteriormente reclamárselos a la compañía de seguros como parte de la reclamación de gastos, daños y perjuicios sufridos a consecuencia del accidente. Por otro lado, el tratamiento en estos centros suele ser el más adecuado y me atrevería a decir que la recuperación no sólo es mejor, sino más rápida incluso.

Los gastos médicos son abonados por las aseguradoras

¿Quién se hace cargo de nuestra rehabilitación?
La Seguridad Social no se hace cargo de los gastos sanitarios derivados de un accidente de tráfico, sino que debe asumirlos en principio la aseguradora responsable del incidente.

El seguro contra terceros incluye: los daños materiales del contrario, las lesiones del contrario, los daños materiales propios (salvo culpa), las lesiones propias (salvo culpa) y las lesiones de los acompañantes aún en caso de culpa.

Sin rehabilitación no va a haber indemnización y la compañía de seguros entenderá que como el lesionado sólo ha necesitado una primera asistencia, no hay lesiones que indemnizar.

Cómo reclamar la factura de rehabilitación a la aseguradora

Aunque no es necesaria la figura del abogado para reclamar, la complejidad de los trámites y los recovecos legales que aprovechan las aseguradoras para no pagar, hacen muy recomendable su contratación.

Los honorarios de un abogado especializado en accidentes de tráfico que lleve vuestro caso, serán sólo un pequeño porcentaje de la indemnización que, además, te puede salir gratis si tu póliza de seguro incluye la asistencia jurídica.