Saltar al contenido
JL FISIOS

Tortícolis congénita

Tortícolis congénita

¿Qué es la Tortícolis congénita?

La torticolis congénita es una patología que solemos ver con frecuencia y aunque normalmente no presenta gravedad, requiere de tratamiento fisioterapéutico. La Torticolis congenita es una anormalidad postural que adquiere la cabeza por acortamiento del esternocleidomastoideo (ECOM) y que mantiene la cabeza en una posición de inclinación hacia el mismo lado y rotación hacia el lado contrario.

Tortícolis congenita

¿Como detectarla?

La mayoría de las veces sois los padres los que observáis que vuestros bebés solo miran hacia un lado y que la cabeza siempre guarda la misma posición. En otras ocasiones es el pediatra el que lo percibe. Suele aparecer en los primeros días de vida.

Las causas pueden ser una mala posición intrauterina o un sobreestiramiento en el momento del parto creando un hematoma en primer lugar y una cicatriz fibrosa después. 

Normalmente antes de dar el diagnostico, el pediatra descartará que se trate de una postura antiálgica (contra el dolor) por inflamación de glándulas por ejemplo, o plagiocefália que es la deformidad del craneo pero sin contractura (aplanamiento).

¿Cómo tratar la tortícolis congénita?

Lo ideal es comenzar el tratamiento cuanto antes, dado que los bebés pasan mucho tiempo acostados y si no se trata precozmente el bebé podría acomodarse y empeorar.

El fisioterapeuta valorará, reconocerá la musculatura y trabajará los músculos afectados con el objetivo de recuperar la movilidad funcional tanto activa como pasivamente, para conseguir una alineación de la cabeza respecto al resto del cuerpo.

En el desarrollo motor del niño sano es fundamental la alineación, puesto que puede afectar al equilibrio, campo visual y desarrollar problemas de postura y de esquema corporal.

El trabajo en casa con los papas también es un factor muy importante. El fisioterapeuta dará pautas a tener en cuenta para una buena higiene postural y que la corrección sea óptima, como por ejemplo:

  • La situación de la cuna. Cambiar regularmente la posición del niño evitando posturas incorrectas que empeoren la tortícolis.
  • Intentar que los juguetes y los estímulos sean en el sentido correctivo.
  • Cuando esté despierto y boca arriba, se coloca una almohadilla sobre el lado de la contractura para que eleve la cabeza.
  • Cuando le llevemos en brazos, colocar al niño con la cabeza girada en el sentido contrario a la deformidad e intentar mantenerlo con vuestro mentón.
  • Intentar darle el pecho del lado contrario para que la posición sea la correcta.

Cuánto tarda en curarse?

El pronóstico de evolución es muy bueno cuando la deformidad se diagnostica en el recién nacido o durante los primeros meses de vida. El tratamiento mediante terapia manual y ejercicios de estiramiento se puede iniciar inmediatamente. De hecho el 90% de los bebés consigue la corrección completa sin secuelas a posteriori. 

Ejercicios para la tortícolis congenita

En JL FISIOS contamos con profesionales altamente  cualificados en el tratamiento de Torticolis congénita  y otros tratamientos de fisioterapia pediátrica para el bebé.