Comparte:
Existen más de 100 razones descritas por las que se puede producir vértigo en una persona. Encontramos un origen cervical (vértigo cervicogénico, alteraciones de la propiocepción, vértigo visual, problemas en la articulación temporomandibular, malposición de los otolitos, etc. La fisioterapia tiene mucho trabajo en estas y otras muchas causas del vértigo. En esta entrada me centraré en el vértigo benigno posicional paroxístico (VPPB), muy común y para el que la fisioterapia tiene buenas herramientas de diagnóstico y tratamiento.

 

¿QUÉ ES EL VÉRTIGO?

 

Aunque no es nada sencillo, debemos diferenciar entre mareo y vértigo. De forma muy resumida, podemos decir que el término vértigo se debería reservar para hablar de patologías de origen vestibular, mientras que las sensaciones de mareo e inestabilidad que experimentan los sujetos con disfunciones de la columna cervical se acercan más al concepto de mareo. Todo hay que decirlo, no existe consenso respecto a esto.

La palabra vértigo deriva de la raíz latina vertere que significa girar. El principal problema a la hora de la identificación del síntoma es la dificultad por parte del paciente para explicar qué sensación percibe.

Podemos definir vértigo como una sensación de movimiento o giros. Las personas con vértigo sienten como si realmente estuvieran girando o moviéndose, o como si el mundo estuviera girando a su alrededor.

Por otro lado la sensación de mareo es una pérdida de estabilidad, como si “estuviésemos en una barca”. Llegamos a notar que podemos desmayarnos en cualquier momento.

 

CAUSAS DEL VÉRTIGO

 

Existen más de 100 razones descritas por las que se puede producir vértigo en una persona. Podemos las que se puede producir en una personaclasificarlas en dos tipos:

 

EL VÉRTIGO PERIFÉRICO

 

Afectan a un lado del sistema vestibular (unilateral) y sólo la porción del sistema que está fuera del cerebro (periférico – parte del oído interno). Los trastornos más comunes son: el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), la neuritis vestibular, la laberintitis o la enfermedad de Ménière unilateral como se muestra en la tabla 1.

La rehabilitación vestibular en fisioterapia para estos trastornos es cada vez más utilizada y existen técnicas fiables para su diagnóstico y tratamiento como veremos más adelante.

 

VÉRTIGO CENTRAL

 

Se debe a un problema en el cerebro, por lo general en el tronco encefálico o la parte posterior del cerebro (cerebelo). Como fisioterapeutas o pacientes en estos casos, lo recomendable es acudir a un médico especialista lo antes posible ya que este tipo de vértigo puede ser causado por tumores, accidentes cerebrovasculares, etc.

 

¿COMO DIFERENCIAR VÉRTIGO PERIFÉRICO Y VÉRTIGO CENTRAL?

 

En un vértigo periférico encontramos estas características: comienzo brusco, intensidad acusada, rotatorio (bien definido), episódico, duración de segundos-minutos-horas, hipoacusia y acúdenos frecuentes. Nistagmo posicionalmente fatigable.

En un vértigo central el comienzo es insidioso, la intensidad leve, evolución continua y progresiva, sensación rotatoria rara y mal definida por el paciente, duración muy variable de días-meses-años, hipoacusia y acúdenos raros, escasa influencia postural, suele aparecer nistjgmo posicional no fatigable.

 

VERTIGO BENIGNO POSICIONAL PAROXÍSTICO

 

Como ya hemos visto es el tipo de vértigo periférico más frecuente. El VPPB se caracterizó por Dix y Halpike en 1952; los cuales también describieron la maniobra de provocación que lleva sus nombres. Dichos autores ubicaron el origen de este padecimiento en el conducto semicircular posterior (CSP), siendo posible también en el conducto semicircular horizontal (CSH) y conducto semicircular superior (CSS).

La fase aguda de la patología se caracteriza por múltiples crisis rotatorias de segundos de duración que se desencadenan de forma brusca al adoptar determinadas posiciones de la cabeza, normalmente al girar en la cama o al realizar una hiperextensión cervical.

Existen 2 teorías explicativas: la cupulolitiasis y la canalitiasis, según las cuales se usarán unas terapias de reposición de partículas u otras.

 

  • CUPULOLITIASIS
    Las fibras otolíticas están adheridas a la cúpula. Esto hacen que cuando se sitúen a favor de gravedad, caigan, muevan la endolinfa y puedan desplazar la cúpula. Más frecuente en canal posterior.
  • CANALITIASIS
    Las fibras otolíticas están flotando en la endolinfa. Esto hacen que cuando se sitúen a favor de gravedad, caigan, muevan la endolinfa y puedan desplazar la cúpula. Es la más frecuente de las causas del Vértigo Posicional Paroxístico Benigno

Para diagnosticar esta patología, en la mayoría de los casos es suficiente con una buena historia clínica, pero para asegurarse de que no sea otra patología, realizaremos una serie de pruebas y entre ellas, principalmente la maniobra de Dix y Hallpike.

 

MANIOBRA DE DIX-HALLPIKE

 

– Colocamos al paciente sentado sobre la camilla, no en el borde, sino longitudinalmente.
– Giramos su cabeza hacia un lado 45º (dcha. O izda).
– Tumbamos rápidamente hacia atrás al paciente de manera que su cabeza, quede colgando por encima del borde craneal de la camilla con unos 30º de hiperextensión y siempre manteniendo la misma rotación inicial de 45º.
– Mantenemos al paciente en esa posición durante unos 40 segundos.

 

 

Si la maniobra es positiva, el paciente refiere sensación de vértigo y podremos observar un nistagmus que desaparecerá después de 5 – 30 segundos. La dirección y sentido del nistagmus, indica el conducto semicircular afectado. Una vez realizada esta prueba sobre un lado, esperamos unos minutos y repetimos la prueba en el lado contrario.

  • El diagnóstico del VPPB se confirma con la aparición del nistagmus y este nistagmus, tiene unas características precisas:
  • Presenta latencia.
  • Es de una duración breve (entre 5 – 30”), después se agota.
  • Al repetir la prueba disminuye su intensidad.
  • Se revierte cuando el paciente recupera la posición inicial.

La mayor parte de los vértigos cervicales, son posiblemente, VPPB mal diagnosticados en los que el paciente presenta rigidez y dolor cervical no como origen, sino como consecuencia del vértigo.

 

TEST DE McCLURE

 

Es un test de rotación que sirve para poner de manifiesto cuadros de VPPB del conducto semicircular horizontal que no se hagan evidentes con el test de Hallpike y Dix.

TRATAMIENTO DEL VÉRTIGO POSICIONAL PAROXÍSTICO BENIGNO

 

Encontramos principalmente 2 maniobras de tratamiento: Epley y Semont. Ambas intentan reconducir el otolito de vuelta al utrículo, evitando así las crisis de vértigo por estimulación del conducto semicircular afectado.

 

MANIOBRA DE EPLEY

 

La maniobra más sencilla y con mayor porcentaje de éxito es la maniobra de reposición de partículas o maniobra de Epley, cuya finalidad es extraer los otolitos del canal semicircular posterior y llevarlos hasta el utrículo.

  • Colocamos al paciente sentado longitudinalmente en la camilla con la cabeza girada 45o hacia el lado afecto.
  • Realizamos la maniobra de Dix-Hallpike descrita anteriormente: dejando caer rápida y bruscamente el paciente hacia atrás, manteniendo el giro cefálico hasta que la cabeza quede colgando en hiperextensión de unos 30o por el borde craneal de la camilla y mantenemos esta posición unos 2-3 minutos.
  • A continuación giramos la cabeza del paciente 90o hacia el otro lado y esperamos en esta nueva posición 1-2 minutos.
  • Giramos al paciente hasta colocarlo en decúbito lateral, manteniendo su cabeza rotada 45º y mantenemos al paciente en esta posición 3-4 minutos.
    Sentamos al paciente lentamente con la cabeza inclinada 20º, mientras observamos atentamente, si aparece nistagmus.

     

 

La tasa de curación de esta maniobra es aproximadamente del 90% y es aconsejable repetirla, en caso de que persistan los síntomas.

Se recomienda realizarla solo una vez en la consulta y luego el/la paciente deberá esperar en casa, con una serie de recomendaciones, a ver si existe mejoría y en caso contrario, deberá volver a consulta para que le sean repetidas las maniobras de reposición canalicular.

Las recomendaciones que se suelen dar durante los días siguientes al tratamiento, es hacer una vida tranquila, intentando mantener la cabeza lo más estable posible. Para ello, los movimientos o giros rápidos de la cabeza deberán evitarse, así como la hiperextensión cervical (necesaria para coger algún objeto de un estante superior). También se suele aconsejar, dormir en un sillón y con una flexión de tronco de unos 45º, con la cabeza girada hacia el oído sano en caso de lesión unilateral y en una posición neutra en caso de una lesión bilateral.

 

TRATAMIENTO EN CASA

 

Ejercicios de Brandt – Daroff: Es un método de tratamiento generalmente usado cuando falla el tratamiento en la consulta. Se realizan tres series de estos ejercicios al día durante dos semanas y en cada serie, la persona realiza la maniobra cinco veces.

 

 

Artículos relacionados

Comparte: