Saltar al contenido
JL FISIOS

Vértigo Benigno Posicional Paroxístico (VPPB)

Poster Vértigo

¿Qué es el vértigo posicional paroxístico?

El vértigo paroxístico posicional benigno (VPPB), o vértigo de posición, es un mareo que es intermitente y de corta duración (menos de un minuto). El VPPB ocurre cuando hay una disfunción en el sistema vestibular, que se encuentra en el oído interno. El papel del sistema vestibular es detectar el movimiento y la orientación del cuerpo en el espacio para mantener su equilibrio.

Este complejo sistema consta de tres canales semicirculares (posterior, anterior y horizontal) y dos órganos (utrículo y sacro). En estos órganos hay pequeños cristales de carbonato de calcio, llamados «otolitos».

Sistema vestibular
Oído interno

A veces, estos otolitos se encuentran fuera de su lugar, lo que permite su desplazamiento durante los movimientos de la cabeza, hacia uno u otro de los canales semicirculares. Es su presencia en los canales lo que causa vértigo, ya que los otolitos impiden que los canales funcionen normalmente.

Es el tipo de vértigo periférico más frecuente. El VPPB se registró gracias a Dix y Halpike en 1952; de ahí que la técnica de tratamiento lleve su nombre.

Síntomas del vértigo posicional

La fase aguda de la patología se caracteriza por:

  • Mareos intensos, pero de corta duración (menos de un minuto), más severos en la mañana al amanecer y causados por cambios bruscos en la posición de la cabeza, como levantarse o acostarse, inclinarse hacia adelante o pararse, mirar hacia abajo o girarse en la cama
  • Náuseas y vómitos asociados con convulsiones.
  • Pérdida de equilibrio durante, y algunas veces entre las crisis
Tratamiento para el vértigo

Causas

En la mayoría de los casos (60%), se desconoce la causa. Se han identificado vínculos probables con osteoporosis, osteopenia, presión arterial alta e hiperlipidemia. Causas secundarias:
Trauma (20% de los casos), como traumatismo craneal o traumatismo craneal. Asociado a otras patologías vestibulares: laberintitis, migraña, etc.

Diagnóstico del VPPB

Para realizar un correcto diagnóstico de esta lesión, suele bastar con los datos recogidos en la anamnesis, pero si queremos descartar equivocarnos, aplicaremos la técnica de Dix y Hallpike.

Maniobra de DIX-HALLPIKE

  1. Se coloca al paciente en sedestacion sobre una camilla.
  2. Hacemos girar la cabeza hacia el lado que elijamos, por ejemplo hacia la izquierda (se comprueban siempre ambos lados)
  3. Pidiendo al paciente que colabore, lo acostamos hacia atrás lo más rápido posible, dejando su cabeza a 30 º de extensión aproximadamente y con la misma rotación de 45º del inicio.
  4. Aguantamos en esta postura 30-40 segundos.

Cuando el test es afirmativo, la persona puede notar mareo y ganas de vomitar. Observaremos también un nistagmus que desaparece a los pocos segundos. El sentido del movimiento nos revelará la vía semicircular lesionada. Cuando hemos acabado con un lado, volvemos a realizar la maniobra para el otro lado.

El diagnóstico del VPPB es positivo si aparece nistagmus. Este nistagmus, presenta las siguientes particularidades:

  • Presenta latencia
  • No dura mucho (5 o 30 segundos aproximadamente)
  • Cuando realizamos por segunda vez la prueba, baja la intensidad del nistagmo

Un alto porcentaje de vértigos de origen cervical son sin embargo afecciones de tipo «vértigo posicional paroxístico» sin diagnosticar donde aparecen contracturas y dolor en el cuello como resultado de la afección (no al contrario).

Test de McCLURE

Es una prueba de rotación cervical que nos ayuda a diagnosticar correctamente afecciones tipo VPPB del conducto semicircular horizontal cuando la maniobra de Dix y Hallpike no es lo suficiente clara.

Tratamiento de fisioterapia

El objetivo de los tratamientos de fisioterapia es devolver los cristales (otolitos) a sus ubicaciones normales. Para hacer esto, el fisioterapeuta utilizará técnicas llamadas «reposicionamiento» o «liberación», de las cuales existen varias variantes:

  • Maniobra de Epley
  • Maniobra de Sermont

La buena noticia es que todas estas técnicas son igualmente efectivas, con una tasa de éxito de más del 90%.

El paciente se curará en unos días, después de una varias sesiones (de 1 a 5), dependiendo del canal alcanzado. El fisioterapeuta prescribirá ejercicios que se realizarán en casa para acelerar la curación y prevenir la recaída.

MANIOBRA DE EPLEY

Aunque existen varias técnicas de reposicionamiento, la maniobra más utilizada es la de Epley. El inicio es igual que durante la maniobra de Dix y Hallpike.

  • Sentamos al lesionado en una camilla con la cabeza a 45º hacia un lado.
  • Repetimos la técnica de Dix Hallpike
  • Una vez que tengamos la cabeza colgada en extensión y hayan pasado 2 minutos, giramos la cabeza hacia el lado contrario unos 90º y mantenemos otros 2 minutos
  • Después, ponemos al paciente tumbado sobre el lateral y manteniendo la misma rotación de la cabeza. 2-3 minutos
  • Por último, dejamos que el paciente se siente y miramos si aparece nistagmus

Las recomendaciones que se suelen dar durante los días siguientes al tratamiento, es hacer una vida tranquila, intentando mantener la cabeza lo más estable posible.

Ejercicios de Brandt – Daroff

¿Qué es el vértigo?

Existen más de 100 razones descritas por las que se puede producir vértigo en una persona. Encontramos un origen cervical (vértigo cervicogénico, alteraciones de la propiocepción, vértigo visual, problemas en la articulación temporomandibular, malposición de los otolitos, etc. La fisioterapia tiene mucho trabajo en estas y otras muchas causas del vértigo. Como ya hemos dicho, el vértigo benigno posicional paroxístico (VPPB), es el más común y para el que la fisioterapia tiene buenas herramientas de diagnóstico y tratamiento.

Diferencia entre mareo y vértigo

Aunque no es nada sencillo, debemos diferenciar entre mareo y vértigo. De forma muy resumida, podemos decir que el término vértigo se debería reservar para hablar de patologías de origen vestibular, mientras que la sensación de «dar todo vueltas» y falta de estabilidad que sufren las personas con patología o disfunción cervical, se acercan más al concepto de mareo. Todo hay que decirlo, no existe consenso respecto a esto.

El origen de la palabra vértigo viene de la raíz latina vertere, que significa girar. El problema más común que solemos encontrar a la hora de indentificar los síntomas, es que al paciente le cuesta expresar qué sensacion tiene.

Podemos definir vértigo como una experiencia de giros o alteración en círculos. Los pacientes que sufren de vértigo notan como si verdaderamente estuvieran haciendo círculos, o como si todo alrededor girase.

Por otro lado la sensación de mareo es una pérdida de estabilidad, como si “estuviésemos en una barca”. Llegamos a notar que podemos desmayarnos en cualquier momento.

CAUSAS DEL VÉRTIGO

Existen más de 100 razones descritas por las que se puede producir vértigo en una persona. Podemos clasificarlas en dos tipos:

EL VÉRTIGO PERIFÉRICO

Afectan un solo lado del sistema vestibular y sólo a parte del sistema que está fuera del cerebro (periférico – zona del oído interno). Las lesiones más comunes son: el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), la neuritis vestibular, la laberintitis o la enfermedad de Ménière unilateral como se muestra en la tabla.

La rehabilitación vestibular en fisioterapia para estos trastornos es cada vez más utilizada y existen técnicas fiables para su diagnóstico y tratamiento como veremos más adelante.

VÉRTIGO CENTRAL

La lesión se encuentra normalmente en el cerebelo, por lo general en el tronco encefálico o la parte posterior del cerebro (cerebelo). Como fisioterapeutas o pacientes en estos casos, lo recomendable es acudir a un médico especialista lo antes posible ya que este tipo de vértigo puede ser causado por tumores, accidentes cerebrovasculares, etc.

Vértigo posicional

¿COMO DIFERENCIAR VÉRTIGO PERIFÉRICO Y VÉRTIGO CENTRAL?

En un vértigo periférico encontramos estas características: comienzo brusco, intensidad acusada, rotatorio (bien definido), episódico, duración de segundos-minutos-horas, hipoacusia y acúdenos frecuentes. Nistagmo posicionalmente fatigable.

En un vértigo central el comienzo es insidioso, la intensidad leve, evolución continua y progresiva, sensación rotatoria rara y mal definida por el paciente, duración muy variable de días-meses-años, hipoacusia y acúdenos raros, escasa influencia postural, suele aparecer nistjgmo posicional no fatigable.