Punción seca

Para todo el que se pregunte qué es la punción seca, se trata de una técnica miofascial invasiva en fisioterapia cuyo objetivo principal es tratar las lesiones agudas o crónicas relacionadas con los puntos gatillo miofasciales.

Un punto gatillo miofascial (PGM), es una zona de contractura situada dentro de una banda tensa muscular. El punto resulta doloroso a la compresión, puede evocar un dolor referido característico de dicho músculo.

Las agujas de punción seca son las mismas que se utilizar en acupuntura. Una vez que hemos limpiado con alcohol la zona a tratar, se incide directamente en el punto gatillo miofascial (PGM), incidiendo varias veces sobre éste sin llegar a extraer la aguja. Siempre acompañamos la punción seca con otras técnicas de fisioterapia como masaje, estiramiento y aplicación de frio local (crioterapia). Poniendo un ejemplo, en la punción seca de trapecio, la secuencia de tratamiento sería la misma anteriormente nombrada.

Si tras la tercera sesión no se alcanza ninguna mejoría, el tratamiento se suspendería y se establecerían, como alternativa al mismo, pautas de fisioterapia de tipo conservador. La técnica en cuestión es realizada por fisioterapeutas que han sido formados para poder aplicarla con plenas garantías.