Saltar al contenido
síndrome femoropatelar

¿Cómo se reconoce un síndrome femoropatelar?

  • Lesiones
  • por Juanje Torres

¿Cómo se diagnostica? ¿Cuál es el tiempo de recuperación del síndrome patelofemoral, también conocido como síndrome rotuliano? ¿Existe el riesgo de sufrir este problema de rodilla de por vida?

Te damos nuestra opinión de fisioterapeutas sobre el tiempo de curación del síndrome patelofemoral y todo lo que sabemos de esta lesión basándonos en:

  • La experiencia como fisioterapeutas durante más de 10 años;
  • Un estudio en profundidad de todos los artículos publicados sobre el tema en la literatura médica internacional (referencias al final del artículo).

¿Qué es el síndrome femoropatelar?

¿Tienes dolor de rótula? ¿Dolor por encima de la rótula, alrededor de la rótula, detrás de la rótula, en la parte inferior de la rótula, en el lateral de la rótula, en la punta de la rótula o incluso dentro de la rótula?

¿El dolor se produce sobre todo al montar en bicicleta (sentado o en la elíptica), al correr o al hacer senderismo? ¿Cuando doblas la rodilla? ¿Al bajar las escaleras? ¿Al hacer sentadillas?

👉 Estos son los principales síntomas del síndrome rotuliano: dolor en la rótula que aumenta durante la actividad física o al estar sentado durante mucho tiempo.

Los diferentes nombres del síndrome rotuliano

También se denomina :

  • Síndrome femoropatelar ;
  • Síndrome de fricción patelofemoral
  • Síndrome rotuliano;
  • Síndrome patelofemoral;
  • Sindrome de dolor anterior en la rodilla
  • Síndrome rotuliano bilateral.
  • El síndrome de la butaca de cine
  • Condropatia femoropatelar
  • Síndrome de dolor patelofemoral
  • Condromalacia rotuliana
  • Rodilla de corredor

Todo es todo lo mismo!

Articulación femoropateral
Articulación femoropateral

Frecuencia y diagnóstico del Síndrome de dolor patelofemoral

El síndrome patelofemoral es muy común:

  • En un periodo de un año, el 10% de los adolescentes lo tendrán ;
  • Y el 5% de los adultos de 18 a 60 años.

El entrevista clínica, la observación de la rodilla y una prueba de sentadillas (a menudo dolorosas) son suficientes para hacer el diagnóstico. Las radiografías no sirven de nada. Sólo se recomienda excluir otras patologías (como la artrosis), si el dolor persiste durante mucho tiempo a pesar de haber tomado varias medidas. Y si es realmente muy incapacitante.

La ecografía, el TAC y la RMN tampoco son útiles. Al igual que la radiografía, estos exámenes son inútiles, porque no estamos seguros de las estructuras anatómicas responsables del dolor de un síndrome rotuliano. Se cree que una almohadilla de grasa en la articulación de la rodilla, bajo la rótula, es la responsable, pero no estamos seguros. Y en cualquier caso, no hay ningún tratamiento particular que hacer si se encuentra una lesión de esta almohadilla. El síndrome rotuliano puede curarse incluso sin conocer la estructura lesionada.

A veces hay ruidos de crujidos en la rodilla. Esto suele ser motivo de preocupación. Sin embargo, no son un signo grave. No están relacionados con un problema estructural, y no significa que haya artrosis.

Hay varios términos utilizados para referirse al mismo problema, el síndrome femoro-patelar. Se caracteriza principalmente por un dolor en la rótula, que se desencadena cuando se dobla la rodilla: al estar sentado durante mucho tiempo, al caminar, al subir escaleras o al hacer deporte. Las radiografías, la resonancia magnética y el TAC no son necesarios.

¿Cuál es el tiempo medio de recuperación del síndrome rotuliano?

Ya debes saber que se trata de una patología sobre la que tenemos bastante retrospectiva: los primeros estudios datan de los años 70, y hay más de 1.800 estudios publicados en la literatura científica internacional sobre este síndrome.

También debes saber que en los estudios que analizan la evolución del síndrome femoropatelar, son principalmente los pacientes con un síndrome patelar más grave los que son objeto de seguimiento. Los demás no consultan a un médico necesariamente y no están incluidos en los estudios.

⚠️ Así que los datos que tenemos tenderán a ser pesimistas, a dar la impresión de que el síndrome patelofemoral se recupera menos de lo que realmente lo hace.

Cada año tenemos ejemplos de personas que han tenido el síndrome patelofemoral durante sólo unas semanas. Estas personas nunca tuvieron que dejar de hacer deporte por completo. Y pudieron reanudar todas sus actividades al 100% en pocas semanas.

🙂 ¡Así que sé optimista! Puedes ser una de esas personas que se recuperan rápidamente y bien, incluso sin ningún tratamiento especial. Más adelante en el artículo hablaremos de las soluciones que puedes aplicar para optimizar el tiempo de recuperación del síndrome patelofemoral.

📚 Esto es lo que nos dicen los estudios que siguen a personas con síndrome rotuliano durante años. Uno de ellos, realizó un seguimiento durante 20 años. Esto es lo que nos dice:

  • 2/3 de las personas que han padecido el síndrome rotuliano dejan de tener dolor o molestias al cabo de un año de la aparición de los síntomas;
  • Una cuarta parte de las personas siguen teniendo síntomas 20 años después (sin que necesariamente les haya impedido trabajar o hacer deporte todo el tiempo).

📚 Otros estudios son más pesimistas y estiman que el 50% de las personas con síndrome rotuliano siguen teniendo a veces molestias y dolor entre 5 y 8 años después de los primeros síntomas. Pero aquí también hay que tener en cuenta que sólo los más graves participan y permanecen en estos estudios, lo que da cifras seguramente más preocupantes que la realidad.

Algunas personas con síndrome rotuliano no tienen más dolor en 3 o 4 semanas y no necesariamente tienen que dejar de hacer deporte. Otros, en cambio, tardarán varios meses o incluso años en recuperarse por completo, sin que esto sea preocupante o inquietante, aunque sí restrictivo.

¿Qué se puede hacer para acelerar el tiempo de recuperación del síndrome femoro-patelar?

Preguntar cómo acelerar el tiempo de curación de un síndrome patelofemoral es, de hecho, preguntar por soluciones, por tratamientos eficaces.

👉 Entonces, ¿qué se debe hacer para aliviar o eliminar el dolor y poder retomar todas tus actividades anteriores sin dolor?:

1️⃣ Identifica las actividades, situaciones que desencadenan o agravan significativamente tu dolor de rótula.

2️⃣ Detener o reducir estas actividades. Sólo pueden continuar si no causan dolor. Por lo tanto, es necesario encontrar el equilibrio adecuado: continuar con ellos o reintroducirlos muy gradualmente. Algunas personas son capaces de gestionar por sí mismas esta reanudación gradual y progresiva de la intensidad, la frecuencia y la duración. Otros necesitan la supervisión ocasional o regular de un fisioterapeuta.

3️⃣ Ten confianza: muchas personas se recuperan en pocas semanas sin hacer nada especial, simplemente siguiendo este consejo de forma espontánea. ¡Puede que seas una de esas personas 🙂 !

Para maximizar las posibilidades de una rápida recuperación del síndrome patelofemoral, hay que tener confianza y limitar las actividades que desencadenan o agravan gravemente el dolor. Estos deben reintroducirse gradualmente.

El mejor tratamiento para el dolor de rótula

¿Existe un tratamiento específico a seguir que realmente haya demostrado su eficacia? El tratamiento con más evidencia (aunque todavía de baja calidad), en cientos de pacientes es este: hacer ejercicios físicos.

📚 ¿Qué ejercicios? No tenemos suficientes pruebas sólidas para decirlo, pero parece que los ejercicios que implican tanto la fuerza muscular de la rodilla como la de la cadera son mejores en comparación con los ejercicios menos globales.

Ejercicios sindrome rotuliano

No importa si estos ejercicios se realizan con un fisioterapeuta en casa o sin supervisión, o en la consulta de un fisioterapeuta. El papel del fisioterapeuta consiste principalmente en ayudarle a identificar el nivel y el tipo de actividad física que te conviene.

¿Qué mejoras puedes esperar del ejercicio?

📉 Menos dolor a corto y largo plazo.
🚴🏼 Mayor facilidad de uso de la rodilla en las actividades diarias a corto y largo plazo.
🤩 Menos síntomas de síndrome rotuliano a largo plazo.

En concreto, en 2 grupos de 1.000 pacientes, 88 personas más se recuperaron completamente del síndrome rotuliano al cabo de un año en el grupo que hizo ejercicio, en comparación con los que no hicieron nada en particular.

Otros tratamientos para el síndrome rotuliano

👉 ¿Y los otros tratamientos que a veces proponen los fisioterapeutas?

📚 Aquí hay tratamientos más específicos que se han probado en varios estudios. Para ellos, cada vez la conclusión es la misma: la recuperación es igual de buena en las personas que sólo hacen actividad física, en comparación con las personas que hacen actividad física y hacen estos tratamientos además.

Para decirlo más claramente: estos tratamientos no hacen nada para aliviar el dolor o recuperarse más rápido. Algunos estudios de baja calidad muestran a veces una pequeña reducción del dolor a corto plazo, pero estos resultados no son consistentes entre los estudios. Esta es la lista:

  • Frío ;
  • Electroestimulación con electrodos en el cuádriceps (a menudo Compex);
  • TENS ;
  • Ultrasonido;
  • Llevar una férula patelofemoral o rodillera;
  • Plantillas ortopédicas a medida o estándar;
  • Kinesiotaping (tiras adhesivas de colores pegadas en la parte delantera de la rodilla);
  • La punción seca (puntos gatillo);
  • Terapia manual.
taping rodilla de corredor
El kinesiotaping (cinta adhesiva, a menudo de color) no acelera el proceso de curación. Sin embargo, puede suponer un pequeño alivio a corto plazo si se combina con la actividad física (a diferencia de la actividad física sola). Mi opinión: no lo recomiendo, los beneficios que cabe esperar (en el mejor de los casos, un alivio a corto plazo) no me parecen lo suficientemente significativos en relación con el coste y las limitaciones que conlleva

¿Y la medicación? Los antiinflamatorios pueden aliviar el dolor a corto plazo (menos de una semana), pero, de nuevo, algunos estudios no muestran un efecto significativo. Y no permiten una recuperación más rápida.

⭐ Lo mejor que puedes hacer para mejorar cuanto antes: 1/ identificar las actividades que desencadenan o agravan el dolor; 2/ suspenderlas o limitarlas; 3/ reintroducirlas muy gradualmente en frecuencia, intensidad y duración; 4/ tener confianza; 5/ realizar ejercicios o actividades que impliquen la contracción de los músculos de la rodilla y la cadera.

¿Puedo hacer deporte y cuándo puedo retomarlo si tengo el síndrome rotuliano?

El hecho de tener un síndrome rotuliano no es en absoluto una contraindicación para la práctica del deporte. Cualquier deporte. Por el contrario: el deporte, la actividad física, practicada con una frecuencia e intensidad razonables y progresivas tienen un impacto positivo en muchos parámetros de salud física y mental🧠.

Por ejemplo, en personas con artrosis de rodilla, el deporte alivia el dolor tanto como la toma de antiinflamatorios. Y no aumenta la artrosis.

💡 Así puedes continuar o retomar el deporte incluso con el síndrome rotuliano. Sin embargo, lo que debe guiarte es tu dolor. Hay que encontrar la frecuencia, la intensidad y la duración adecuadas de la práctica para que el dolor no se desencadene ni aumente con la actividad deportiva.

Si estas pautas generales no son suficientes, califica tu dolor durante y después de la actividad deportiva, entre 0 y 10:

0 = sin dolor
10 = dolor máximo soportable.

Si el dolor se mantiene entre 0 y 5, y disminuye al día siguiente de la actividad, puedes continuar. Si aumenta con el paso de los días, detente y retómalo más gradualmente.

El deporte puede practicarse incluso con el síndrome rotuliano. Sólo tienes que asegurarte de controlar el dolor y reducirlo o suspenderlo durante un tiempo, para luego reanudarlo más gradualmente, si es demasiado intenso.

Aprender a gestionar la frecuencia, la duración y la intensidad de la actividad física es la clave para resolver los problemas del síndrome rotuliano.

¿Se puede prevenir el síndrome femoropatelar?

Las medidas que se han probado y que se ha comprobado que no previenen el síndrome patelofemoral incluyen:

  • Fortalecimiento de los músculos;
  • Estiramientos;
  • Uso de plantillas.

Por otra parte, es razonable suponer que evitar el inicio (o el aumento) de una nueva actividad física con demasiada frecuencia e intensidad evitará el síndrome patelofemoral. Por ejemplo, si empiezas a correr, comienza con 5 minutos una vez a la semana y aumenta muy gradualmente. Empezar con 20 minutos 3 veces por semana puede ser demasiado.

Fuentes:

Crossley, K. M., Stefanik, J. J., Selfe, J., Collins, N. J., Davis, I. S., Powers, C. M., McConnell, J., Vicenzino, B., Bazett-Jones, D. M., Esculier, J. F., Morrissey, D., & Callaghan, M. J. (2016). 2016 Patellofemoral pain consensus statement from the 4th International Patellofemoral Pain Research Retreat, Manchester. Part 1: Terminology, definitions, clinical examination, natural history, patellofemoral osteoarthritis and patient-reported outcome measures. British journal of sports medicine50(14), 839–843. https://doi.org/10.1136/bjsports-2016-096384

Winters, M., Holden, S., Lura, C. B., Welton, N. J., Caldwell, D. M., Vicenzino, B. T., Weir, A., & Rathleff, M. S. (2020). Comparative effectiveness of treatments for patellofemoral pain: a living systematic review with network meta-analysis. British journal of sports medicine55(7), 369–377. Advance online publication. https://doi.org/10.1136/bjsports-2020-102819

Wallis, J. A., Roddy, L., Bottrell, J., Parslow, S., & Taylor, N. F. (2021). A Systematic Review of Clinical Practice Guidelines for Physical Therapist Management of Patellofemoral Pain. Physical therapy101(3), pzab021. https://doi.org/10.1093/ptj/pzab021

Callaghan, M. J., & Selfe, J. (2012). Patellar taping for patellofemoral pain syndrome in adults. The Cochrane database of systematic reviews, (4), CD006717. https://doi.org/10.1002/14651858.CD006717.pub2

Hott, A., Brox, J. I., Pripp, A. H., Juel, N. G., & Liavaag, S. (2020). Patellofemoral pain: One year results of a randomized trial comparing hip exercise, knee exercise, or free activity. Scandinavian journal of medicine & science in sports30(4), 741–753. https://doi.org/10.1111/sms.13613

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *